La ciudad de Antequera rinde tributo a dos de los hijos más ilustres que tuvo durante el siglo XX: el célebre poeta José Antonio Muñoz Rojas, Premio Nacional de Poesía en 1998 por la obra “Objetos Perdidos”, y el polifacético José María Fernández, pintor y erudito, responsable de algunas de las investigaciones más destacadas sobre el Patrimonio Histórico y Artístico de la ciudad.

Se trata de un conjunto escultórico en bronce, realizado por el artista Pedro Fernández Roales, que ha sido instalado en un banco de la céntrica Plaza de San Sebastián, considerada simbólicamente como el “Kilómetro Cero” de Andalucía.

Esta obra, titulada por su autor “El Arte sin Tiempo”, consta de dos piezas de 125 kilos cada una, que representan a tamaño real las figuras de José Antonio Muñoz Rojas y José María Fernández, sentadas en un banco en actitud dialogante. Muñoz Rojas aparece con el libro “Las Cosas del Campo” -su obra más célebre- en una de sus manos; Fernández, por su parte, luce sus característicos sombrero y gafas, y se ha inmortalizado en actitud de mostrarle al poeta un boceto de la fuente renacentista ubicada en la Plaza de San Sebastián.

Cabe mencionar que José María Fernández no tuvo descendencia a su muerte, puesto que tanto su esposa como sus hijos fallecieron antes que él, dejando a la ciudad todo su legado pictórico de más de mil obras, que se encuentran depositadas en la actualidad en el Museo de la Ciudad de Antequera.

EnglishFrenchGermanItalianSpanish